LUNA NUEVA EN PISCIS El camino del Alma: El Regreso

05/03/2019

“La oración es el llanto del corazón que

reconoce poderes más grandes que el suyo.”

-Dicho místico.

 

Hace unas semanas tuve un sueño lúcido muy particular.

Soñé que iba con una amiga pisciana en la carretera escénica. En una cierta curva ella aceleró y caímos al precipicio, hacia la mar. La sensación inicial fue de angustia, muy consciente de la urgencia de desabrocharme el cinturón, tratando de hacerlo con la mayor paciencia posible mientras sentía cómo el agua subía por mis piernas.

Todo era muy vívido: necesidad de respirar, de precisión y presteza en la maniobra. En determinado momento me di cuenta de que no alcanzaría a ejecutar la tarea. Recuerdo en lo último del sueño haber cerrado los ojos y haber tomado una respiración profunda.

No había temor.

Lo siguiente fue despertar con una sensación de calma. Pocas veces he soñado de manera tan lúcida una muerte. Si sucedió o no en algún espacio del tiempo relativo, no lo sé. Sólo sé que descansé, que durante ese día tuve una auténtica sensación de reposo y serenidad que se extendió a los días subsecuentes y es que, cuando hablamos de la muerte, aún seguimos relacionándola con dolor y sufrimiento y en ello, el periodo de Piscis nos ayuda a reflexionar sobre la necesidad de incorporar a nuestra vida la conciencia del deceso, el sacrificio y el desapego.

La rueda del Zodiaco nos ayuda a cronometrar nuestros procesos a través de la noción de un sistema de fuerzas contráctiles y expansivas para así entender el dinamismo del cosmos. Si hay algo que es permanente es la impermanencia y en ello, el Zodiaco funge como un reloj psíquico que nos ayuda a observar el Universo -por lo tanto, a nosotros mismos- desde una perspectiva más orgánica y, por ende, más compasiva.

La compasión viene a partir de la comprensión de estos ciclos y de suavizarnos, estimular nuestra intuición y sensibilidad ante aquello que no podemos poseer, principalmente la seguridad. Esta disposición a soltar el control nos permite renunciar a los apegos que devienen de habitar un un mundo donde la realidad material se impone: las posesiones, el éxito y el prestigio, los placeres, etc. y perseguir otros fines de carácter superior.

Piscis es el último signo de la rueda zodiacal, es el espacio psíquico donde reconocemos que todo es transitorio. El ciclo astrológico que va de Aries a Piscis es una metáfora del proceso de la psique que nos lleva del YO a la UNIDAD. La disolución de la ilusión de la separatividad se da en este periodo pisciano. Piscis gobierna la capacidad de entrega que nos invita a ser uno con la Fuente primordial.

Hablemos de sus cualidades.

PISCIS es un signo de AGUA, por lo tanto, emocional, pero también es un signo MUTABLE, su motivación es el CAMBIO, el movimiento y la fluctuación. Su opuesto complementario es VIRGO con quien comparte el EJE DE EXISTENCIA. Mientras Virgo se enfoca en el trabajo, en ganarse el pan de cada día y mantener el ORDEN de forma que la vida sea segura; Piscis anhela una conciencia libre de necesidades terrenales.

Piscis, al igual que Géminis y Acuario es un signo DUAL, lo que genera crisis psicológicas y confrontamientos internos entre nuestra percepción del mundo material y el espiritual, entre la personalidad y el alma. De allí su símbolo: dos cuencos unidos por un cordón. A Piscis se le relaciona con conceptos duales: es la muerte, pero también la semilla de la vida; es el final de una etapa, pero en ello el principio de otra; es la caída al abismo, pero también el impulso para resurgir del mismo.

Colaborar con el proceso de renovación es la invitación que nos extiende la conciencia de Piscis. Las fuerzas de disolución o los “impulsos de muerte” a veces pueden ser muy fuertes en nosotros. Los percibimos a partir de la falta de entusiasmo, la falta de voluntad o ambición, fuerzas que podemos recuperar en el siguiente ciclo cuando la pasión arrebatadora de Aries nos conquista. Pero mientras esto sucede, la muerte psíquica es una necesidad.

Es necesario que lo viejo se supere y se extinga para que lo nuevo despierte a la vida. Como comenta Louise Huber: “En esencia se trata de superar el abismo existente entre la vida y la muerte. Pero esto solo podemos conseguirlo con la INMUTABLE voluntad de vivir. De lo contrario, seremos arrastrados al vacío y perderemos el verdadero sentido de la vida.”

Por ello, en Piscis se nos pide descansar, alejarnos, dejar atrás lo que supone una carga, procurar la serenidad y la paz, la sanación y encontrar en el silencio y la contemplación aquellas partes de nosotros que requieren soltarse. El sacrificio de lo material, la muerte psicológica del Yo, el desapego de los deseos, la renunciación, la rendición nos permite la liberación de identificarnos con el yo pequeño y nos abre a otras posibilidades donde el amor, el servicio, la conciencia colectiva, la empatía hacia los procesos de los demás se vuelven también una motivación de vida.

Una noción de espiritualidad y trascendencia al margen de las ideas dogmáticas que predominan en las prácticas institucionales. En Piscis no hablamos de la congregación; hablamos de la FUSIÓN con la Unidad, del camino de regreso a casa.

El reto de este signo y de este periodo es percibir lo que nuestro par de ojos no alcanzan a ver, sin perdernos en la confusión, la nebulosidad y la evasión que generan las aguas neptunianas. Martirizarse, perderse en ideales o en otras personas, sacrificarse a lo tonto, evadirnos en sustancias, emociones y fantasías son tendencias del signo de Piscis. Habrá que agarrarse fuertemente a la tierra de Virgo para no perder piso y recordar que sólo cubriendo nuestras necesidades de la existencia material y habiendo cumplido con nuestras obligaciones del día a día, seremos capaces de abrirnos confiadamente al Ser y al Todo, como bien dice aquel aforismo del Budismo Zen

 

 

:

“Antes de la iluminación, cortar leña y acarrear agua.

Después de la iluminación, cortar leña y acarrear agua.”


Feliz Luna Nueva en Piscis.
MdB

Please reload

Please reload

April 4, 2019

January 4, 2019

January 4, 2019

December 26, 2018

Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square

Escuchanos los viernes por 

UABC Radio   

1630 AM

  • Facebook Social Icon
Siguenos X
  • Facebook Classic