Pues sin tanto choro, he aquí mi lista de lo más disfrutado y lo más odiado de lo que vi en cine durante el año que termina. Perdí algunos registros de pelis, así que seguro hago omisiones de cintas que vi pero que no recuerdo en qué fechas. Como siempre, la lista que aquí presento no está en orden jerárquico.

 

Lo mejor

 

Las que pasaron casi desapercibidas en cine…

Hay películas que tristemente duran poco tiempo en cartelera o que ni siquiera tienen una buena distribución, pero que son verdaderas joyitas, he aquí las que logré ver y que me parecen muy importantes:

  • Detroit, de Kathryn Bigalow. Lejos ya de su patrioterismo barato de cintas horribles como Hurt Locker o Darkest hour, la directora presenta una gran recreación y reflexión acerca de uno de los momentos más terribles de los conflictos raciales en EEUU.

  • Disaster artista, de James Franco. Cinta que juega con el proceso de filmación de una de las peores películas de todos los tiempos: The room de Tommy Wiseau, que si bien da para películas como la de Franco, tristemente, por el gusto contemporáneo por lo mal hecho, es lamentablemente famosa. Aún así, este extraño biopic de Franco es divertidísimo.

  • Rostros y lugares, de Agnes Varda. La directora francesa nos presenta un interesante recorrido por carretera para tomar fotografías de la gente que habita diversos pueblos de Francia. Se trata de un sentido y bello homenaje a la vida cotidiana.

  • Porto, de Gabe Klinger. Sencilla y emotiva cinta acerca de una relación de pareja.

  • The man who killed don Quijote, de Terry Gilliam, es sin duda el proyecto más personal de Terry Gilliam, y es una maravilla. Es una ficción y metaficción nada fácil ni complaciente en la que el también guionista incluye hasta cosas que le pasaron en los intentos previos de filmar esta cinta que parecía estar condenada a ser un "sueño imposible". Jonathan Pryce y Adam Driver son unos actorazos tremendos en sus respectivos papeles... Terry Gilliam es, en gran medida, el Quijote de imaginación desbordante del cine contemporáneo.

  • Lucky, de John Carroll Lynch, en un momento en que se rinde un culto extremo a la juventud es refrescante ver una cinta que reflexione así sobre la vejez y sus dificultades en el mundo moderno.

  • Hitchcock/Truffaut de Kent Russell, Es un extraordinario documental acerca de la ya mítica entrevista que realizará el francés a Hitchcock en 1962. De verdad gran documento. Me llevó a entender por qué no me gusta mucho del pretencioso cine contemporáneo, y es que los creadores ya no piensan, sólo saben hacer, son técnicos (y a veces no tan buenos), pero no hay pensamiento detrás de lo que hacen, sólo un hacer y mucho de ego. En la entrevista se ve como ambos directores pueden discutir no sólo su hacer sino ideas importantes y como, incluso cuando en sus cintas se dejan ver sus obsesiones, estas son colocadas no desde el yo, sino en el afuera.

     

     

 

Las que pasaron por varios circuitos

  • Yo, Tonya, de Craig Gillespie, esta es la película con personaje femenino que de verdad valía la pena de las seleccionadas al Óscar, antes que ser un mero elogio a lo que los circuitos comerciales quieren ver de los personajes, se trata de un crudo retrato de los fracasos del sueño americano, del dominio de los deseos y las fantasías que desde él se imponen. Probablemente el mejor papel en la carrera de Margot Robbie.

  • Isla de perros de Wes Anderson, cinta que sorprende por su profundidad. Se trata de una fantasía distópica animada en la que se explora las relaciones con lo diferente.

  • Upgrade, de Leigh Whannell, es la cinta que Venom no pudo ser. Es un tanto predecible, pero no por ello menos emocionante y valiosa. De lo mejor de la ciencia ficción de este año.

  • You were never really there, de Lynne Ramsay, cómo es buena esta mujer para los ambientes tensos viciados y horrendos. Además basada en la muy recomendable novela homónima del versátil Johnathan Ames.

  • No te apures, no llegará lejos, de Gus Van Sant, vaya regreso del director de Elefante. Esta cinta políticamente incorrecta y muy relevante aborda la vida del caricaturista John Callaghan. Gran cinta.

  • Menciones especiales para: Happy end de Michael Haneke, Loveless de Andrey Zvyaginstev, Have a nice day de Liu Jian, Silen heart de Billie August y Anna, mi amor de Calin Peter Netzer.

 

Las palomeras

  • Black Panther de Ryan Coogler, pues sí, llama la atención lo atrevido de esta cinta para su género y su lugar de producción. El director aprovecha el cómic original para hacer un bello homenaje visual a aspectos de la cultura africana.

  • Infinity Wars, de los Hermanos Russo, la tan anticipada cinta de Vegadores cumplió a cabalidad con las expectativas. Es divertida y emocionante.

  • Spider-man: Into the Spider-verse, de Bob Persichetti y Peter Ramsay, tiene todo lo que debe tener una película palomera: es divertidísima, nada pretenciosa, respeta a los fans pero no deja de ser un producto libre, el humor entra muy en tiempo siempre y, sobre todo y lo más importante, permite soñar otras realidades, así, soñar. Sin recurrir a ramplonería nostálgica hace un recorrido extraordinario para todas las generaciones que hemos crecido con las historias del trepamuros. Y tiene un muy bonito homenaje a Stan Lee...

  • Mención especial para: Ant-man and the Wasp.

 

Las de horror

  • The killing of the sacred deer de Yorgos Lanthimos, por lo visto, al cine del griego la gente lo ama o lo odia. Yo estoy entre los primeros. Se trata de un cine exigente, complejo. En este caso una cinta que aborda lo sobrenatural como un conflicto vital, ético, profundamente humano.

  • Assasination nation, de Sam Levinson, aunque al final se cae tremendamente por preferir ser panfletaria que cinematográfica (y no se malentienda, el mensaje es fuerte, importante, pero nos lo avienta a la cara en lugar de confiar en su discurso de cámara para decirlo, como lo logra en todo el metraje previo al desenlace), la cinta logra mantener una increíble tensión y abordar temas fundamentales en el mundo contemporáneo.

  •  Hereditary, de Ari Aster, de esas cintas que uno piensa que son predecibles, pero que constantemente cambia rumbo, es sutil y no por eso menos pertubadora.

 

Y las de veras enormes:

  • El hilo fantasma de Paul Thomas Anderson, según yo, la carrera de este director ha corrido de manera impecable. Confía en su cámara, contar una historia es un instrumento para decir algo visualmente. Es tremendo. En este caso aderezado con la siempre poderosa actuación de Daniel Day-Lewis.

  • El ciudadano ilustre, de Mariano Cohn y Gastón Duprat. Confieso que es mi cinta favorita de 2018. La ficción y la realidad, la ciudad y un pueblo alejado ponen la trampa perfecta para que un autor enfrente su vida en esta cinta que va de lo profundo a lo emocionante en un santiamén. De esas imperdibles.

     

     

Finalmente, hacer mención de que la 65 muestra internacional de cine ha sido, sin duda una de las mejores en años. Me pasó que incluso las películas que no me gustaron tienen una calidad indudable, vale la pena hacer un recuento de las seleccionadas. Sólo comento en breve mis favoritas de la selección:

Las que no me gustaron, pero que tienen algo:

La casa que Jack construyó de Lars Von Trier y Las herederas, de Marcelo Martinessi.

Las otras seleccionadas:

Pájaros de verano de Cristina Gallego y Ciro Guerra; Buscando a Ingmar Bergman de Margarethe Von Trotta; Tres rostros de Jafar Panahi; Alanis de Anahí Berneri; Hanna de Andrea Pallaoro; Guerra fría de Pawel Pawlikowski; El peral silvestre de Nuri Bilge Ceylan.

Las favoritas:

  • En territorio amigable de Warwick Thornton, gran “western” que trata los conflictos raciales en Oceanía.

  • Un asunto de familia de Hirokazu Kore-eda, nueva cinta de este director que, como pocos deconstruye las relaciones familiares.

  • El infiltrado del KKKlan de Spike Lee, la mejor cinta de Lee en casi treita años. Es un reto manejar temas tan sensibles desde la comedia, y el tipo lo logra a lo grande.

  • Los ángeles visten de blanco de Vivian Qu, valiente cinta que toca el tema de la pedofilia de manera elegante y potente gracias una gran puesta en cámara.

  • El libro de las imágenes de Jean Luc Goddard, hace años no consideraba en estas listas al maestro, como que hasta le había perdido el gusto. Pero aquí vuelve con un arriesgado proyecto en el que, a través de imágenes de “stock” construye una gran reflexión sobre su oficio, su visión del mundo y la vejez.

El feliz reencuentro de este año fue: Stalker, de Andrei Tarkovski, la cual fue felizmente remasterizada y reestranada en cines.

 

Las vistas en red:

  • La balada de Buster Scruggs de los Hermanos Coen. (Netflix)

  • Gente bonita de Jazmin Dizdar. (MUBI)

  • Jacquot de Nantes de Agnes Varda (MUBI)

  • Zud de Marta Minorowicz. (MUBI)

  • The last of us de Ala Eddine  Slim (MUBI)

  • Vampir Cuadecuc de Pere Portabella. (MUBI)

  • La embajada de Chris Marker. (MUBI)

  • Paisaje en la niebla de Theo Angeloupulus (MUBI)

  • Kuro de Joji Kajama. (MUBI)

  • We come as friends de Hupert Saupert. (MUBI)

 

Las series de tv:

  • La maldición de Hill house de Mike Flannagan, quien se ha convertido en una de las grandes joyas del cine de horror contemporáneo.

  • The end of the fucking world de Jonathan Entwistle y otros. Gran miniserie basada en un horrendo cómic homónimo. La verdad sorprendente el favor que le hicieron al realizar esta brillante serie.

  • Black Mirror: Bandersnacht de David Salade, enorme regreso de Black mirror luego de una temporada 4 que fue patética gracias a capítulos tan estúpidos como Hang the DJ o el del perro robot. Aquí con un extraño interactivo que además es aterrador vuelve a su postura crítica acerca de nuestra relación con la tecnología.

 

 

Y ahora… lo peor

 

  • Beach rats de Eliza Hittman, carente de ritmo, esta película cae pese a su tema interesante. Sería bueno una nueva versión en manos de un director más capaz.

  • Three billboards over outside Ebbing, Missouri, de Martin McDonagh, primer cinta del irlandés que no me gusta, se trata de un dramón lacrimógeno con personajes poco claros en intenciones. Es muy complaciente, se ve que es un filme hecho por encargo con el único fin de ser favorita en los Óscar (objetivo que logró), pero tan intrascendente que a estas alturas del año ya nadie la recuerda.

  • Cloverfield Paradox, de Julius Onah, puro truco publicitario (la anunciaron para ser estrenada ese mismo día durante el SpuerBowl), pero resultó ser plana, aburrida y explicativa a más.

  • A quite place, de John Krazinsky, también sobrevalorada, tiene una premisa original, pero que nunca amarra. Los personajes toman decisiones de verdad muy bobas.

  • Virus tropical de Santiago Caicedo, aburrida animación sobre las fantasías ególatras y egocéntricas de PowerPaola. Vale la pena para demostrar que mucho del mundo actual no puede salir de la psicologización de la realidad, se reduce la experiencia del mundo al yo.

  • Sendero de los sueños, de Angela Schanelec, ¿han querido ver en cine una persiana que sube y baja muy lento, durante mucho mucho tiempo? Pues esta es la cinta que responde a sus plegarias. Sin duda lo más aburrido del año.

  • Fátima de Joao Canijo… y ahora ¿han querido seguir una peregrinación a Fátima durante cuatro horas? Esta es la cinta para ustedes. También mortalmente aburrida e intrasdentente.

 

Y las de verdad horrendas son:

  • Crazy Rich asians, de John M. Chu. Fui a verla porque me dijeron que era un homenaje a la diversidad cultural; ¡sorpresa! Es un homenaje a cómo estamos matando esa diversidad. La cinta más bien celebra el que Oriente renuncie a su riqueza cultural en aras de seguir el sueño americano. Es un elogio al capitalismo y al clasismo. De verdad horrenda.

  • Caniba, de Verena Paravel y Lucien Castaig-Taylor, cinta que hace apología del homicidio con un terrible gusto y una puesta en cámara incomprensible. Así como decía que la 65 Muestra de cine fue brillante, el 38 Foro de la Cineteca fue todo lo contrario (tres de las cintas para esta lista salieron del evento); pero esta película es el exceso. Uno se pregunta por qué seleccionaron algo tan ofensivamente malo en todos los sentidos.

 

Francisco de León,

Ciudad de México, diciembre 30 de 2018.

 

 

 

 

Please reload

Please reload

April 4, 2019

January 4, 2019

January 4, 2019

December 26, 2018

Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square

Escuchanos los viernes por 

UABC Radio   

1630 AM

  • Facebook Social Icon
Siguenos X
  • Facebook Classic