El Teatro en Tijuana con miras al 2018

22/12/2017

La ciudad de Tijuana ha tenido un crecimiento constante

en el teatro desde el 2007 hasta la fecha. Cabe revisar los datos obtenidos por Alejandra Serrano y expuestos en el anuario Teatro en los Estados referente al 2014, donde se habla de apenas 47 montajes registrados durante el 2007 a nivel estatal, para el 2010 eran 78 y para el 2014, 110 montajes. Sin embargo, en datos revisados por un servidor durante el 2015, sólo en Tijuana se contó con 121 puestas en escena y durante este año 2017 logramos registrar 151 montajes presentados en la ciudad. Esto sin contar montajes de carácter comercial. Queda en claro el crecimiento que está teniendo la producción escénica en Tijuana. Pareciera que se vislumbran buenas cosas para este este 2018, sin embargo, la realidad es otra. Por un lado, las políticas culturales son cada vez de menos interés para el gobierno en turno. Agregado a esto, el gobierno municipal propone nuevos cobros a las actividades como las artes escénicas, grabación de películas, desfiles, manifestaciones públicas y demás. Debe de ponerse en discusión el cómo diferenciar los distintos eventos públicos y por consecuencia el impuesto diferenciado a cada uno de estos. No es lo mismo presentarse en la sala de espectáculos del CECUT o El Foro, con el Rey León o Coco el musical y cobrar 500 o 1000 pesos por entrada, a presentarse en la sala del ICBC, con boletos que no superan los 30 pesos, o aún peor, no es lo mismo una pelea de box que una obra de teatro.  Toco el tema político solamente para poder sobre la mesa uno de los problemas por los que el teatro local se mueve en una línea bastante sombría, invisible. Trata de responder esta pregunta ¿De cuantas obras de teatro te enteraste que se presentarían durante el año? ¿Cómo te enteraste? Si fuiste o no, no importa en este momento. El problema es la invisibilidad. En las charlas, coloquios, encuentros y demás actividades del gremio  teatral siempre sale a relucir que hacemos teatro para teatreros y no me refiero a los modos de representación, pues yo creo que en realidad el teatro, en el modo que sea, es para cualquier tipo de público. A final de cuenta, aquellos que no son ávidos espectadores de teatro no tienen un modo de representación preferido, su único referente puede ser lo que ven en los medios masivos como el cine o la televisión y lo que ahí presentan como teatro. Ellos disfrutarán o no del suceso cuando vayan, el problema tal vez esté más en la calidad. Pero bueno, la discusión está en la invisibilidad. Porque para enterarte de que una presentación se realiza, tienes que estar ligado de alguna manera a alguien de los que se presentan. Ya sea que lo conoces o lo tienes de contacto en tus redes sociales, te invitó un amigo, etc. Así es como nos visibilizamos. Algunos van a entrevistas en la radio o la tv. Sin embargo ¿quién escucha la radio o ve la tv hoy en día? Seguro alguien se entera, tampoco se trata de desacreditar estos medios. Son una herramienta más y hay que sacarle provecho. Pero aquí entra un juego peligroso. Porque si te promocionas en medios masivos, radio, tv, periódicos, carteles, espectaculares, suben las posibilidades de que te llegue el recaudador y entonces, si bien te fue, sacarás para pagarle el impuesto y sus servicios, porque sí, hay que pagarle porque se haya presentado a cobrarnos nuestros impuestos. Y entonces, mejor decides hacer una promoción algo underground de tu presentación. Logrando así el tan conocido público compuesto por amigos, familiares y colegas. Esto por otro lado, lleva a que te presentes muy pocas veces pues es difícil llenar una sala con amigos y familiares en más de dos ocasiones. Y entonces estas 151 obras de teatro presentadas durante el año se habrán presentado muy pocas veces. Algunas ni siquiera seguirán vivas en este 2018. Ahora pensemos en lo que cuesta realizar un montaje. Se

 

gasta en producción, materiales, realización, diseño, etc. Además, está el tiempo invertido por todos los participantes del montaje, que gastaron en trasporte o gasolina, luz, internet, seguramente comida y demás cosas que se requieren. ¿Es redituable trabajar tanto para tan poco? Seguro que lo hacemos por amor al arte, pero no sólo de amor podemos sacar adelante esto que es el teatro. Pero el problema mayor, es que no logramos unirnos como gremio. Y eso que el teatro nos ayuda a ser más críticos de nuestro entorno. Y eso que el teatro nos humaniza un poco. Pero como gremio nos pelemos lo poco que queda del hueso cada vez más roído. Si queremos que el futuro mejore para el teatro, demonos la mano, platiquemos, pero sobre activemos el movimiento escénico que está latiendo.  Es tiempo de buscar mejores políticas, buscar establecer modelos y acuerdos que funciones para todos agentes involucrados en esta cosa del teatro y las artes escénicas. Es tiempo de intentar por un lado una constancia en las salas teatrales. Tenemos con que activarlas, pues solo así podremos intentar generar una costumbre en el tijuanense de ir a las salas.  Pero también es tiempo de pensar en cómo atraerlo, pero hay que hacerlo en conjunto, artistas, promotores, gestores, instituciones.  ¿Qué dices? ¿Le entras?

Please reload

Please reload

April 4, 2019

January 4, 2019

January 4, 2019

December 26, 2018

Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square

Escuchanos los viernes por 

UABC Radio   

1630 AM

  • Facebook Social Icon
Siguenos X
  • Facebook Classic