"Conferencia sobre la lluvia"de Juan Villoro

 


En Tijuana, Baja California se lleva a cabo el “XXI Festival Universitario de Teatro" (FUT) dentro de la Universidad Autónoma de Baja California, en el Teatro Rubén Vizcaíno Valencia. 
 El día 23 de mayo (en el cuarto día de presentaciones de dicho festival) se presentó la obra “CONFERENCIA SOBRE LA LLUVIA” de Juan Villoro.
Antes de hablar sobre la obra como hecho escénico (que es lo importante para la mayoría) quisiera detenerme para hablar un poco del texto y un poco de su autor (ya que soy un intento de dramaturgo emergente y alguien que da clases de análisis de textos dramáticos a chicos de Literatura, el texto es muy importante para mí).
Juan Villoro para quien no lo conozca es un reconocido escritor y periodista mexicano, como lector he disfrutado varios de sus textos y otros no tanto.
Como escritor de narrativa Villoro es excelente, pero existen chistes casi tan en serio que es el Octavio Paz de nuestra época, tal vez esos chistes llegaron a sus oídos e hicieron un profundo eco, y así fue como se la creyó tanto, hasta el punto que decidió incursionar en el Teatro al igual que Paz, no todo mundo sabe que Paz tiene un obra dramática llamada “LA HIJA DE RAPACCINI” basada en el cuento del norteamericano Nathaniel Hawhome que lleva el mismo título.
Al igual que Paz, Villoro escribe una obra (monólogo en este caso) tediosa, larga y cansada de leer, lenta, donde no sucede nada relevante, simplemente llena de poesía aburrida casi repetitiva, con mucho romanticismo y no del romanticismo de una época, más bien de un romanticismo mexicano que conocemos como un melodrama muy mal logrado. Villoro como dramaturgo no ofrece absolutamente nada, pero hay personas que solo por ser Villoro le dan un gran crédito por ello.
Ya hablando del hecho escénico, la obra fue presentada por la “Compañía Nacional de Teatro”, una gran decepción que algo que lleve la palabra “Nacional” se digne a montar obras que no otorgan nada. 
La actuación fue Arturo Beristaín, lo poco que hizo no fue importante, sus cambios de voces daban risa y no porque fueran buenas, más bien por lo malas que estas eran realizadas, tan así que es una obra donde puedes estar con los ojos cerrados por un largo tiempo y al abrirlos no pasa algo nuevo, ni sorprendente, porque el texto no da para más. Una obra donde hay comedia muy burda, es un intento de comedia de Jorge Ibargüengoitia pero de pésima calidad.

Algo interesante sucedió al final de la obra, al concluir, el actor mencionó que no es necesario tomar fotografías (concuerdo absolutamente con él) y que debemos estar ahí en el hecho vivo (nuevamente concuerdo con él) Pero en su actitud ególatra es un infamia que lo haya dicho, ya que utilizó un maldito micrófono en un Teatro donde caben quizás 400 personas, ese actor en la antigua Grecia se muere de hambre. 
Y no estoy en contra de utilizar un micrófono, o proyectar fotografías o videos en una obra, estoy en contra en la manera que lo dijo, porque si estás en la “Compañía Nacional de Teatro” es porque eres bueno en lo que haces y no necesitas de un maldito micrófono para que te escuche la última fila, podrán decir que la obra trata de una conferencia y por eso es necesario, pero es una conferencia para su gato, no necesita el micrófono, es una herramienta que el actor usa para no cansar su voz, pobrecito.
Durante mi trayecto de Tijuana a mi casa en Playas de Rosarito, que dura entre 40 y 50 minutos, estuve pensando que fue lo mejor de la obra, de una obra que dura casi dos horas, y lo único bueno fue el final, en parte porque termina (por fin) pero lo que logra generar la pequeña dirección en ese último cuadro antes del oscuro final, es maravilloso.

Please reload

Please reload

April 4, 2019

January 4, 2019

January 4, 2019

December 26, 2018

Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square

Escuchanos los viernes por 

UABC Radio   

1630 AM

  • Facebook Social Icon
Siguenos X
  • Facebook Classic