Sobre las niñas de la guerra

18/01/2016

 
¿Qué tienen que ver los niños con la guerra? Nada, sería la respuesta más pronta en llegar a nuestras lenguas tras ese minúsculo instante que le toma a nuestro cerebro generar una respuesta. La verdad es que mucho por desgracia. Los niños habitan las guerras,  marcan sus realidades y ficciones, los niños desarrollan guerras en muchas partes del mundo, como carne de cañón, como blancos generadores de dolor, como mercados sexuales y como tantas otras guerras que habitan los niños. Así que las guerras tienen que ver mucho con los niños. No hace mucho la imagen de un niño detonó a nivel mundial por medio de las redes sociales el dolor por Siria.
El domingo 17 de enero pude asistir a la caja negra de La alborada centro cultural a ver el montaje “Niñas de la guerra”, texto de la maestra Bertha Hiriart, montando en esta ocasión por Abordo Teatro, bajo la dirección  de Griselda Hernández y escenificado por Marcela Chávez y Brenda Hernández. 
El planteamiento es muy sencillo, con tres tendederos y la ayuda de algunas prendas se representará a los personajes que nos dibujarán la historia de un pueblo que un día se ve desequilibrado con la llegada de una niña extrajera proveniente de un pueblo en guerra.
Por medio de este juego, un poco de música tocada con un guitarra  y algo más en audio, además del juego del idioma de la F, nos vemos sumergidos en una historia que nos mantiene atentos durante lo que dura el montaje. Los elementos son utilizados con precisión por las actrices, en este sentido el juego de manipulación de objetos, las prendas, cae en responsabilidad de la actriz Marcela Chávez, que  está encargada de darle vida a los distintos personajes de la obra con la ayuda de estos. Al unísono la niña extranjera de nombre Vera que habla con el idioma de la F, es representada por Brenda Hernández.
Este montaje pude verlo hace unos años, de ese entonces a la función de ayer, puedo ver una maduración en el trabajo de las actrices, así como en la dirección que ha logrado sintetizar de manera concreto los signos que se utilizan en el montaje. Las actrices se sienten mucho más seguras en escena, la dicción ha mejorado así como el control de los elementos.
Niñas de la guerra es un montaje bastante agradable para pasar un buen rato de reflexión y entretenimiento de la mano de hijos, sobrinos, amigos, pareja o uno solo. 
Aun así, ese último elemento que nos descubre al final de la obra puede ser más contundente y así llevar a una reflexión por medio del choque con la realidad. Pero bueno, para eso dirían, haz tu propia pastorela.
 

Please reload

Please reload

April 4, 2019

January 4, 2019

January 4, 2019

December 26, 2018

Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square

Escuchanos los viernes por 

UABC Radio   

1630 AM

  • Facebook Social Icon
Siguenos X
  • Facebook Classic