El doble cuerpo

 

 

Entiendo por cuerpo todo aquello que puede estar delimitado por una figura, estar situado en un lugar y llenar un espacio de suerte que todo otro cuerpo quede excluido; todo aquello que puede ser sentido por el tacto, la vista, el oído, el gusto o el olfato.

Descartes.

 

La extensión de un solo órgano de los sentidos altera la manera en que pensamos y nos comportamos. Cuando esos parámetros cambian, el hombre cambia.

McLuhan.

 

 

            Podemos ver en las palabras de Descartes una descripción del cuerpo que conjuga a todos los cuerpos materiales que nos han dado la posibilidad de hablar de lo que construye la realidad de un individuo hasta el día de hoy. Donde el alma(mente), a través de los sentidos puede contactar con los otros cuerpos. Pero Descartes no se limita al cuerpo humano, sino al cuerpo-espacio. Entendamos esto como el cuerpo en el cuerpo. Un elemento que podemos encontrar en la construcción de cualquier cuerpo conocido, desde uno unicelular hasta el pluricelular. Cuerpos que se vuelven reales por su relación con los otros cuerpos.

            Por otro lado, David Le Breton dice: El cuerpo occidental es el lugar de la cesura, el recinto objetivo de la soberanía del ego. Es la parte indivisible del sujeto, el factor de individualización, en colectividades en las que la división social es la regla. El cuerpo es una construcción simbólica, no una realidad en sí mismo. No es un dato indiscutible, sino el efecto de una construcción social y cultural.

            Todos podemos compartir cuerpos semejantes, pero lo que nos diferencia de los demás es la mente. Llevándonos a la posibilidad de que el cuerpo sea solo una representación de esta. Pero con la llegada de la industrialización y los avances tecnológicos, el cuerpo dejará de tener ese valor. Ahora el objetivo será poder prescindir de él, cambiarlo por máquinas que pueden efectuar más rápida y eficientemente las labores que hasta ese momento estaban en manos del cuerpo humano. Comenzaremos a buscar la creación del cuerpo Cyborg. Esto a partir de la generación de herramientas y utensilios que faciliten o mejoren las capacidades del cuerpo biológico. La extensión del cuerpo más allá de su estructura natural. Encontramos entonces una nueva mezcla en el cuerpo humano entre lo orgánico y lo inorgánico. Es el hombre máquina, aquel cuerpo orgánico que con la ayuda de herramientas inorgánicas se relaciona con los demás cuerpos.

            Será en el siglo XX que el cuerpo volverá a ser el eje central de las nuevas ideologías sociales. Esto se dará a notar en las distintas experiencias artísticas en muchas partes del mundo. Esto parece ser debido al duro choque que el ser humano vive ante las distintas guerras y el uso bélico del cuerpo en esta. La gran cantidad de imágenes y noticias sobre la desvalorización con que se trata al cuerpo, será el impulso para esta revalorización del cuerpo como tal. Tras la explosión de la bomba nuclear, la noción de la posibilidad de terminar con la vida, deja de ser una ficción, esto generará una nueva conciencia del entorno y el cuerpo humano. La exposición del cuerpo como un ente vulnerable y su capacidad de sentir serán un punto de exploración para muchos de los artistas de ese tiempo que expondrán su cuerpo al dolor, como elemento de exposición de lo real. La exposición de un cuerpo biológico, vulnerable y frágil.

            El cuerpo en la actualidad, el cómo lo vemos, la valorización o desvalorización de este, tiene su estructuración en la impresionante capacidad manipuladora de los medios masivos y las capacidades modificadoras que nos da la industria. Ya Foucault sostenía que la medicina había sobrepasado sus límites que le conciernen a la cura de la enfermedad. Con la introducción de las prótesis y el avance de estas el cuerpo comienza a tener un nuevo punto de encuentro con la máquina, el cuerpo orgánico se comienza a robotizar. Una idea que viene haciendo ruido en el ser humano desde el tiempo de los cuerpos autómatas, hasta el robot y el cyborg. Veance dos iconos de la cultura pop, robocop y terminator, por ejemplo. Pero con la llegada de las prótesis llega una nueva aproximación del cuerpo y mente con su alrededor, lo que genera una nueva formar de pensar el cuerpo. La dicotomía de cuerpo/mente tendrá un nuevo agregado, la máquina, con lo que se genera un nuevo orden, cuerpo/mente/máquina. Dando paso a la era de la fusión entre lo orgánico y lo inorgánico. La idea de poder transmitir a la máquina el pensamiento humano, se vuelve un objetivo en el ser humano. En la animación titulada "9", se puede ver la necesidad del hombre por trasmitir a la maquina el pensamiento humano y de esta manera poder humanizar a la máquina.

            Sobre la relación del cuerpo con su entorno Lopez Gil nos dice "El predominio de la visión sobre el resto de los sentidos, tiende a reinstalar una jerarquía en la percepción corporal, la cual privilegia la misma sobre otros sentidos". Y es por esta nueva cultura de los visual, que los medios masivos, como el cine  y aun más fuerte, la televisión, comienzan a generar una nueva relación del ser humano con su entorno, siendo lo visual, el sentido predominante. 

            Ahora lo más importante, despojando al intelecto como prioridad del ser (existencia), para priorizar el ver y ser visto. Los valores serán estipulados por las necesidades generadas por el mercado, y el cuerpo pasa a ser un modelo de arcilla que iremos moldeando de acuerdo a los requerimientos que una serie de estipulados comerciales nos dictaminan qué es el cuerpo adecuado a presentar. De esta manera las prótesis toman un sentido más amplio de su función, y pasan a ser un elemento de re-figuración del cuerpo. Volviéndose elementos a los que el ser humano volteará para la generación del cuerpo que quiere que lo represente. Ahora el cuerpo biológico se ve reconfigurado por prótesis inorgánicas, utilización de plásticos, siliconas, expansiones, lentes de contacto, marcapasos, injertos, controladores, reconstrucciones físicas, entre otros elementos de manipulación corporal.

            El cuerpo se vuelve así un representante de la mente, una construcción generada por elementos externos al cuerpo orgánico, que se fusionan ya sea como extensiones o inclusiones corporales. Generando una nueva relación con los cuerpos circundantes a través de lo que muestro y lo qué anhelo ser.

Definitivamente estamos ante una nueva construcción mental del cuerpo, que es la virtualización cibernética. Ahora el cuerpo holograma se comienza a volver nuestra identidad ante una comunidad global, que se genera en las redes virtuales, en las que se comienza a construir una realidad alterna. Es así que llegamos a una época temporal en  la que contamos con la capacidad de tener dos cuerpos, el natural/cyborg/plástico y el virtual/holograma. Este último creado a nuestro deseo, con las cualidades físicas que uno anhela. Ahora el cuerpo es construido por una imagen digital, que al comunicarse a un receptor este lo reconstruye mentalmente. Pero esa imagen puede ser un icono construido con la ayuda de un software, para esta manera ser representados por lo que conocemos como avatar. Un cuerpo ficcional, espectacular y de carácter representativo. Es un cuerpo que no tiene que estar en el espacio para ser. Se construye y se comunica por medio del pensamiento, es un cuerpo etéreo, angelical, en el que uno está unido a un todo. Cuerpos muy a modo de como lo relata Isacc Asimov en su cuento "La última pregunta", donde los hombres ya no necesitan su cuerpo para existir. Un cuerpo unido a un todo es un cuerpo dentro de otro cuerpo, una molécula más en el amplio universo.

            Esta doble línea corporal, el cyborg y el virtual,  por medio de la cual se relaciona el hombre con un alrededor rodeado de cámaras. Con constructos en los que la identidad del sujeto es desplazada a los objetos que lo reconfiguran. Conectado a las redes sociales en todo momento, volviéndose parte de la acumulación de imágenes, vídeos e información de la red, generando así un cuerpo espectacular.  Un mundo en el que estar en la red significa ser real. Real en un mundo irreal. Cuerpos etéreos. Avatares que funcionan como el álter ego del usuario. La duplicidad del cuerpo como posibilidad de alternar entre nuestro álter ego y nuestro cuerpo representante.

            Mientras que el cuerpo natural/cyborg/plástico se vuelve una configuración de significantes depositados en elementos, con la finalidad de construir una identidad que el cuerpo biológico no logra completar por si solo, el cuerpo virtual se vuelve una identidad que no necesita del cuerpo biológico para ser.

Please reload

Please reload

April 4, 2019

January 4, 2019

January 4, 2019

December 26, 2018

Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square

Escuchanos los viernes por 

UABC Radio   

1630 AM

  • Facebook Social Icon
Siguenos X
  • Facebook Classic